Con el siguiente enlace os redirecciono a la categoría “HOMENAJE 27 DE SEPTIEMBRE” del blog FLOREDO. Aquí tenéis transcritos los poemas que se recitaron en esta inolvidable tarde del recuerdo y la poesía. Os copio el pequeño relato de aquella reunión.

http://floredo.wordpress.com/category/poesia/homenaje-27-de-septiembre/

“Ayer, 27 de septiembre de 2008, nos reunimos 40 personas entre amigos y familiares, de todas las edades (desde los 9 meses del chico de A) para recordar a Manolo.

Estuvo la familia P, la familia Loredo, amigos comunes, pero también amigos míos de la Trocha y del colegio.

Sin contar con las adhesiones de amigos que no pudieron asistir pero quisieron formar parte del encuentro. Desde Baleares, desde nuestro vecino Portugal, e incluso desde el otro lado del Atlántico, habían enviado poemas por mail y saludos por SMS para estar presentes en el encuentro.

El lugar tenía un significado sentimental, en el “Estanque de las Campanillas” nos encontramos Manolo y yo el 7 de febrero de 1990, estábamos paseando en direcciones opuestas en busca de compañía y nos fijamos el uno en el otro, nos sentamos en un banco junto al estanque y empezamos a conocernos. Ahí empezó una historia de convivencia, de amor, de compenetración, de poesía, de vida, que ya dura casi19 años. Y sigue.

Leímos poemas sentados en la hierba, rodeados de árboles, con el agua como fondo sonoro. Versos de Pessoa, de Benedetti, de Miguel Hernández, de Machado, de Perse, no podría faltar Cernuda, de algún poeta novel, poemas míos. Pero también cartas, recuerdos, dedicatorias y agradecimientos.

Quise aprovechar para recordar también a nuestro amigo Eduardo Tomé, quien nos había animado tanto durante el tiempo que estuvimos en el hospital y que falleció el miércoles pasado.

Un amigo propuso dejar un libro dedicado olvidado en algún rincón del parque para que otros lo encontraran, lo descubrieran.

Anunciamos la apertura del blog dedicado a la memoria de Manolo e invitamos a todos los presentes a participar enviando recuerdos, poemas o fotografías que mantengan y amplíen su recuerdo y su historia.

Además tuvimos espacio y tiempo para otro de mis objetivos del encuentro que era el poder saludar y  hablar distendidamente con familiares y amigos para agradecerles su apoyo, algo que por razones emocionales no pude hacer el día del entierro.

Hubo momentos de emoción intensa y de nostalgia. Me sentí querido y arropado.

Pudimos sentir la presencia de Manolo, su pervivencia, su compañía.

Muchas gracias a todas y todos por haber hecho posible este hermoso acto. Os quiero.”

Anuncios