Nuestro amigo Jose Ignacio Serra , Iñaki, me ha enviado, como regalo de solsticio de invierno y año nuevo 2010, un ejemplar de su libro de poemas “LA ESPADA EN EL ÁGATA. LITTLE KILLER”, publicado por la Editorial Polibea, dentro de la colección “Los conjurados”.

El libro incluye textos poéticos e ilustraciones del autor. Algunas de estas ilustraciones con montajes que incluyen fotografías del autor desnudo son magníficas. Poemas visuales con tanta fuerza como los textos.

Voy a transcribir solo cuatro parágrafos que me han cautivado:

“En el tejado, viene a ser un hombre, anciano. Quiere volver  a su sitio los cristales, que amenazan caer y hacerse añicos. Yo lo evito, con solo desearlo; el viejo huye…”

De “La voz inevitable o de cabeza a los cielos”.

“Rumiaba para mí el recuerdo de otro Libro que alguien debiera editar alguna vez, letras de fuego en páginas de sangre, de manera que al abrirlo se escuchara un llanto de inocencia soterrada y se intuyera la sonrisa torva de otro Anciano, rampante sobre niños torturados”

De “El terrible anciano”.

“Todos los difuntos no pesan lo que pesa una pluma, si desprendida del cuerpo de un pájaro vivo”.

De “El peso de los difuntos”.

“cuando la más íntima serpiente del anciano, al extremo de la oculta kundalini  -vano espectro del vértigo traumático de nuestra verticalidad originaria- irguió su enrojecida y ciega cabeza hacia los cielos, al soplo de los labios infantiles dijo:

¿Lo veís?, también vosotros sois encantadores”

De “No se debe morder nunca”.

Debo aclarar que el poemario no tiene nada que ver con los ancianos, yo he destacado estos parágrafos que tratan de ellos –y seguramente son los únicos- por mi fijación erótica hacia ese tramo de edad. Y, al margen de la libre interpretación de cada cual, para mí “La más íntima serpiente del anciano” es una imagen fálica.

Gracias Iñaki, me ha gustado mucho.

Anuncios