“Poema con pantanos de yodo y lances de amoníaco,

olor a madera aserrada

que sangra mi cuerpo alzándolo en el aire.

.

Cruje la oscuridad de lamparillas

mientras los abuelos con amapolas

escancian aceite sobre lagos de escamas.

.

Al cerrar los ojos mi voz se ahoga

como si cientos de estacas

apalancaran de orugas mis palabras.

.

Y entretanto, tal vez

las campanas vuelvan a golpear mi espalda.”

.

g.bruno 99

Este poema abre el poemario “Poemas con Pantanos” publicado dentro del recopilatorio “Forjador de Lunas” en 1999.

Anuncios