Volverán a abrirse grietas en tus manos,

sonreirás cuando veas ardiendo el cuerpo de tu hijo.

.

Volverán negros rizos despeinados,

párpados tostados de hombres con aceite de maíz.

.

Volverán a torturarte para que prostituyas tu palabra,

sellarán tus labios con alambres de vertedero.

.

Volverán ceñidos pañuelos de canto grave,

cardinales nudos de siega en las frentes saladas.

.

Volverán a quemar tus páginas, sangrar tu cuerpo,

                                                                   escupir tu rostro de muerte;

en un último aliento arañarás mi garganta.

.

Volverán pesadillas de reptiles en cuanto rocen la almohada,

vomitando semen sus bocas y ácidos de ceguera sus escamas.

.

Suturarán sus llagas y ocultarán las navajas melladas

                                                                     bajo lápidas sin marcas,

así que nadie pierda la calma;

pero tu y yo sabemos que ni mueres ni me callan.

.

g,bruno 99

Con este poema abría el libro “Forjador de Lunas”, segundo poemario recopilatorio que publiqué en 1999, gracias a la inestimable ayuda de nuestra amiga Marian Torrens.

Impreso por Gorfisa (Zaragoza)

ISBN: 84- 930417- 0- X

Depósito Legal: Z- 631- 99

Anuncios