En medio del fuego mis manos se licuan en aceite,

en dulce metamorfosis mis labios se vuelan en mariposas.

.

Tenéis rudeza de acero y ternura de almidón,

controláis lo incontrolable,

descontroláis la pasión,

desencadenáis la impaciencia y la brutalidad,

y os rendís al encanto y la cordialidad.

.

Apaciguáis al joven hambriento de violencia y de mundo,

al viejo dais vigor y sueños entre amapolas.

.

Sois el centro de todos los Universos posibles,

generasteis el primer dios, el primer paraíso,

el primer día, la primera confusión,

la primera atracción del Centauro,

el primer aliento del Minotauro,

el primer laberinto sin solución,

el primer ángel que quiso ser, otra vez, primer dios.

.

De vosotros partimos en nuestro primer viaje hacia el infinito,

y siempre volvemos a vosotros

a pediros consejo, coraje, compasión.

.

Yo os amo en todos los hombres,

en el joven hambriento de violencia y de mundo,

y en el viejo entre amapolas,

en el padre que por vez primera abraza a su primogénito,

y en el hijo que en su dorada pubertad se abrasa,

en el hombre forjado en hierro y en el labrado en porcelana,

en el hombre que quiere ser más que dios

y en el que quiere ser gaviota de cualquier ensenada.

.

Sois el punto de apoyo en el que los hombres haciendo palanca mueven el mundo,

sois la potencia que enarbola el orgullo viril cual bandera de revolución,

y la seguridad que conduce a los hombres que se aman a su total liberación.

.

Yo os amo ante todos los espejos de Narciso,

mis manos se licuan en aceite,

mis labios se vuelan en mariposas,

mi luz se derrama por mi pecho,

mi voz enmudece en un desgarro de seducción.

.

g.bruno 10

Anuncios