TAN SENCILLO

Sí, todo podría ser tan sencillo

como rasgar una hoja de papel

o resistir a pecho descubierto una lluvia de meteoritos.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como extender una gota de aceite por mi cráneo desnudo

o inyectarme en las venas ríos de lava.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como limpiar una navaja manchada de sangre

o abrazar a un toro en un campo de amapolas.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como encontrar una palabra al azar en el diccionario

o gobernar el timón de un barco que se hunde en el horizonte.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como imitar el vuelo de un águila

o apuñalar a un viejo amigo por la espalda.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como despertar en medio de un bosque ardiendo

y abrazarse a las llamas.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como escribir un poema cada mañana.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como amputarse una pierna

y permitir a la otra enraizar en tierra abonada.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como hacer una carrera hasta el infinito y vuelta,

o beberse el mar a sorbos,

o atrapar con una mano un rayo

y transformarlo en savia.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como derrocar una monarquía

o eyacular en la boca de un hombre hambriento

hasta saciarlo,

o hasta que le venza el sueño.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como venderle el alma a un jeque

o regalársela a un mendigo como almohada.

.

Sí, todo podría ser tan sencillo

como destruir un poema cada mañana.

.

g.bruno, úbeda 2010.

Anuncios