GÉNESIS DE “EL HOMBRE VESTIDO DE SOL”

“Una gran señal apareció en el cielo, una mujer vestida de sol con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza… Un gran dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos y sobre sus cabezas siete diademas. La cola arrastró una tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó a la tierra…”

Apocalipsis 12, 1ss

Los comentarios que el BEATO DE LIÉBANA realizó en el siglo VIII al Apocalipsis de S. Juan fueron decorados en el códice denominado BEATO DE FERNANDO I en el siglo XI.

Una de sus ilustraciones representa a “LA MUJER VESTIDA DE SOL Y EL DRAGÓN” Iluminada por Facundus en el scriptorium de S.Isidoro de León. Se encuentra en la Biblioteca Nacional (Madrid).

Desacralizando la obra, y dando una especial relevancia a la representación de la figura masculina, en 1806 William Blake realizó la obra: “EL GRAN DRAGÓN ROJO Y LA MUJER VESTIDA DE SOL”, acuarela sobre madera, 34,3 X 42 cm. Que se exhibe en el Brooklyn Museum, New York.

Basándome en esta obra, en 2005 elaboré este ensamblaje de gran formato (60 X 190 cm), que representa al hombre vestido de sol. Ahondando en la desacralización, la obra no representa a una imagen religiosa sino a una imagen científica: El hombre “con la Luna bajo sus pies” es Neil Amstrong, que en 1969 pisó la superficie lunar.

 

En 2011 he editado el libro “El hombre vestido de sol” dedicado a Manuel.

Anuncios