Setenta y nueve surcos

manos 1

Hoy celebro mi setenta y nueve cumpleaños,

setenta y nueve surcos de soledad y trigo,

mi corazón ya es amapola,

madrugan mis paseos y mis ayunos,

no tienen mis pasos destino.

labios

Cuando era joven mis amigos me recriminaban

que anduviera siempre buscando labios de viejos,

su saliva, su dolor, sus cuerpos abrumados,

su prudencia, su fragilidad, sus ojos escarchados.

.

Ya nadie murmura, parece que por fin han comprendido.

almendro

Me reflejo en los espejos y veo a uno de ellos

sumergidas en linaza mis desnudas sienes,

un almendro de blancas flores mi pecho, pero con frío,

blando fieltro mis brazos, que fueron de acero,

hierba y rocío mis manos, que fueron truenos.

manos

Ya nadie pregunta, parece que por fin han aprehendido.

ojos

Me busco en sus ojos y encuentro a uno de ellos,

su misma luz de atardecer luce en los míos,

como vidrio se funde la voz en mi garganta,

de tiempo y levedad mis abrazos se estremecen,

cuando fueron tempestad de deseo y brío.

.

Ya nadie duda, parece que por fin se ha desprendido.

.

g.bruno 14

Anuncios