RENÉ DE LE CIREAU

René de la Cireau

En Montijo, mi pueblo natal, he leído este libro de un poeta francés del siglo XVIII. Sus manuscritos se conservan en la Bibliothèque Nationale de France quien ha editado este libro en el tricentenario de su nacimiento. Destaco aquí solo algunos versos:

.

“No calles nunca la injusticia aunque alaben tu silencio, mas sé prudente y mide, antes de declarar, el alcance de tus designios”

“Amo a ese hombre porque no transigió en su vejez presionado por costumbres ni haciendas. Amo a ese hombre porque hizo temblar las conciencias bajo auspicios de insensatez”.

“No temas reconocerte aunque tengas tanto que ocultar. Cincela tu escultura  extrayendo, desechando y restaurando cada rincón de tus recuerdos, cada perla de tu ostracismo”

“Si tienes dudas no profeses ni te cases; si sientes miedo no lo ocultes ni lo ignores; si encuentras otro amante háblale e invítale a envejecer; si recibes una herencia adecéntala y desígnala”

“Soy hombre de aristocracia y temo por mi vida y mi hacienda en estos tiempos de revolución, mas no por ello dejaré de enarbolar mi verso vituperante, mi edad evanescente, mi fuerza inexpugnable, mi amor concupiscente”

“Dejaste de ser expósito, adoptado fuiste por familia acomodada, atempera pues tu ánimo, hijo bien hallado, ábrenos tus brazos y tu valor y que sea ilimitado tu ansia de conocimiento”

“No busqué glorias ni discordias al poner por escrito mis más profanos pensamientos. Poco importa ahora que ardan tras mi inminente marcha o sean proscritos por regímenes venideros. Indiferente es que sean aireados en soflamas, decretos o manuales. Ésta ha sido mi verdad”.

Anuncios