Navidad 2015

 

Solo,

con mi soledad de frío y silencio,

con mi bufanda verde,

y tu recuerdo inmenso.

 

Te llevo una vez más claveles amarillos,

como caricias con oleaje,

como abrazos de pétalos arrugados,

como confesiones incontestables.

 

Llorando tu ausencia como cada navidad,

cada despertar insomne,

cada angustia clavada en el sueño.

 

Solo,

en un brindis inadmisible

e impronunciable.

Solo

en la cena, en la luna, en el miedo.

en el hambre.

 

Solo,

abriéndome paso entre la muchedumbre,

entre la indignidad  publicitaria

y la desbordada algarabía de las uvas.

Tan distantes.

 

Hablando solo, a gritos, a ratos,

a paso de alcohólico, siendo abstemio,

a golpes de razonamiento,

a desgarros.

 

Pidiéndole a los magos que me devuelvan el tiempo,

que recojan en sus vientres mis lágrimas de mirra,

y mis besos insatisfechos.

 

Llorando tus ojos de lava, tus manos de sable,

tu voz de abrigo, tu luz de vida.

 

Tu vida interminable.

 

g.bruno 15

 

 

Anuncios