Este verano he estado en Berlín y he visitado el campo de concentración de Sachsenhausen. Al menos 600 españoles pasaron por este campo. El presidente del Gobierno de la República Española, Largo Caballero estuvo internado en Sachsenhausen desde 1942 hasta su liberación. En Úbeda, he creado este ensamblaje en homenaje a los españoles republicanos prisioneros en Sachsenhausen:

DSCN4486Es un assemblage sobre lienzo de unos 80 X 100 cm. Pintado con acrílico, incluye diversos elementos de metal y madera.

La parte central de la obra presenta un enmarcado de una pintura con minio que intenta representar la sangre de los prisioneros al ser asesinados por diversos métodos. El ensamblaje con enchufes y cerrojos es una representación de las múltiples formas de asesinato en el campo, en especial la cámara de gas.

DSCN4497En las esquinas de la obra se repiten assemblages con elementos relacionados con cerraduras que representan las celdas. Los ojos de las cerraduras representan la vigilancia constante, la falta de libertad e intimidad. Y los ganchos que representan las torturas.

DSCN4490La espiral del reloj de la esquina derecha simboliza la incertidumbre que tenían los prisioneros sobre sus propias vidas.

DSCN4489La esquina derecha está ocupada por un asseblage sobre fondo morado que podría representar la esperanza, el ansia de libertad, la propia organización de los prisioneros para resistir y solidarizarse entre sí. Lo que llamaron las noches del retumbo, noches en que los prisioneros se reunían a cantar y hacían sonar sus voces de manera que retumbaban las paredes. Para ellos era un acto de autoafirmación.

DSCN4493La llave izada a modo de bandera, simboliza la  esperanza y la liberación, el momento es que se abren las puertas.

DSCN4492En toda la obra destacan los colores rojo, amarillo y morado como recuerdo de la bandera demócrata por cuya defensa fueron desterrados por la dictadura, con los que defendieron la libertad de Europa, por los que fueron considerados como apátridas y entregados por el gobierno golpista de España al genocidio nazi. Colores que, a cambio, nunca fueron defendidos por las democracias “aliadas” (¿aliadas a quién?).

Anuncios