El viernes 13 de octubre de 2013 presenté mi libro de pormas memorialistas “Versos y reversos de la Memoria” en la Biblioteca Municipal de Montijo (Badajoz), mi pueblo natal.

Entre otros, asistió al evento, Manuel Gómez Rodríguez, alcalde de Montijo, además de otras personas relacionadas con la Memoria Histórica en Montijo. También asitieron varios miembros del Club de Lectura de Montijo,  mis amigos Rafael Cruz y Baldomero Mendoza, amigos como Antonio de la asociación Iniciativa por la República y por supuesto mi  familia. En total habría unas 75 personas.

Mª Jesús Rodríguez Villa (Susi) inició el acto presentándome con una breve biografía como activista en diversos movimientos sociales (antimilitarismo, LGTBI, memoria histórica, escuela pública)

Tras darme la palabra introduje a mi hermano Manolo quien quiso abrir con una canción dedicada a mi hermano Juan Antonio fallecido en circunstancias indignantes hace cuatro meses.

.

Tras su emotiva actuación me puse en pié para hablar de la génesis de mi libro. Conté lo que sabemos del asesinato de mi tio Pedro Polo y las especulaciones sobre lo que no sabemos sobre este crimen. Hablé de mi compromiso con la Memoria Histórica y como este compromiso se enraiza en mi trayectoria como antimilitarista, comenzando con mi participación en el Colectivo por la Paz y la Ecología de Montijo- Puebla de la Calzada, siguiendo con mi participación en la Movimiento de Objeción de Conciencia,  los colectivos LGTBI y hasta llegar a la Plataforma contra la impunidad del franquismo, donde actualmente participo de forma activa. En el libro aparecen poemas relacionados con todos estos pasos.

Seguidamente Susi leyó el poema “La Democracia asesinada”, poema donde cuento el asesinato de más de cien personas en Montijo, a manos de los bandidos fascistas que ocuparon el pueblo durante cuarenta años. Hablo en el poema de mi tío Pedro Polo al que asesinaron junto a un maestro de escuela. Y hago un homenaje a la bandera republicana como símbolo de vida, de justicia y de libertad.

Para ilustrar otro de los aspectos que están presentes en el libro, mi labor como maestro y mi compromiso con la Escuela Pública y Laica, mi hermano Manolo cantó la canción “El maestro” de Patxi Andión.

Tras él, mi sobrina Esther leyó el poema “La escuela”

.

Declaré que la canción “El cobarde” de Víctor Manuel, que mi hermano me descubrió en los años 80, me ayudó mucho a decantarme como objetor de conciencia antimiliarista, es la canción más importante de mi vida que mi hermano me ha dedicado en numerosas ocasiones y que no podía faltar en esta ocasión, así presenté la canción que, una vez más, mi hermano cantó para mí.

Haciendo hincapié en mi compromiso antimilitarista mostré el poema visual “Insumisión”, por cierto que depués, en un pequeño “Rastro” que hubo el sábado en la rambla del pueblo compré un casco militar y otro trabuco (aunque después de comprarlo me dí cuenta que se trataba de una reproducción sin valor real). En la presentación expliqué que he querido representar el símbolo de la objeción de Conciencia, un casco del que brota una flor. La vida en contraposición a la violencia. Y he elegido el girasol como símbolo de la ecología y el movimiento de los verdes y la energía limpia contra las centrales nucleares.

Acto seguido presenté el poema “¿Marica?” recordando como traas el golpe de Estado fueron asesinaas muchas personas por su forma de amar y por no ocultar su sexualidad.

A propósito de esta poema aproveché para mostrar también mi libro “El hombre vestido de sol” dedicado a mi pareja.

El poema fue leído por mi “sobrino- primo” (es hijo de una prima) Juan Carlos.

Y ya para cerrar el acto presenté a Miguel Ángel Gómez Naharro, cantautor extremeño quien, acompañado por su guitarrista Juan Luís Sánchez, nos ofreció un recital con cinco canciones de su repertorio: “Bella Ciao” que es el más conocido canto partisano italiano de los grupos resistentes contra el fascismo y nazismo; “La Serrana de la Vera”, esta canción basada en una leyenda popular extemeña es mi favorita de las que canta Miguel Ángel; “La flor de Zurguén”, bello poema de Juan Meléndez Valdés; “En la estación de Atocha”, dedicada a la inmigración; y terminó con la popular canción republicana “¡Ay Carmela!”.  Debo agradecer a Miguel Ángel que se prestara a venir desde su localidad para actuar de forma altruista y formidable.

.

Tras agradecer a la alcaldía el haberme cedido este espacio para hacer el acto, y agradecer la presencia a los asistentes y especialmente al alcalde de Montijo, les invité a que pasaran a la sala que hay al fondo de la Biblioteca donde habíamos preparado un pequeño convite con vino extremeño Campobarro y algunos aperitivos. Allí tuvimos tiempo para saludarnos, charlar y vender los libros, por cierto que fue un éxito también de ventas.

.

.

Terminé la velada celebrándolo con mi familia en una terraza de la plaza del pueblo.

Podrán opinar otros, pero a mí me parece que salió una presentación muy digna, muy agradable, muy completa, con momentos emotivos, otros intimistas, otros más políticos, pero sobre todo muy poético y musical.

Anuncios