Hace un par de semanas rompí una lámpara de la mesilla de noche. Algunos elementos de aquella lámpara ya los utilicé la semana pasada en la obra sobre lienzo “EL ABRAZO”. Reservé el pié, el elemento más relevante, para elaborar una escultura:Me he inspirado en la obra de Alberto Sánchez “El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella”, obra que se expuso en la entrada del pabellón de España en la Exposición Universal de París de 1937, y de la cual hay una reproducción en la Plaza de Juan Goytisolo, ante la entrada del Museo Reina Sofía (que también le podrían cambiar ya el nombre y llamarlo “Museo de Arte Democrático Universal (MADU)”.Destaco el pié de la lámpara que he utilizado como base para la obra, y que me ha servido para enlazar el concepto tradicional del arte histórico en madera con el assemblage contemporáneo. Dos caminos confluyentes.Otro detalle de la obra es el huevo taladrado. Ambos elementos, el huevo de madera y el taladro ya los he utilizado en varias de mis cajas múltiples. Representan por un lado la libertad de concepción, el momento en que se abre el huevo para que nazca la vida, o para que nos invada la inspiración, o para que resurja la esperanza tras una crisis humanitaria… Pero, pero por otro lado, también representan la contención humana, sólo cuando decidamos que estamos preparadas abriremos el huevo. Planificamos la Historia como planificamos nuestra familia, desde la Razón, la Ciencia, el Humanismo y la Libertad de Conciencia.  Son los caminos del pueblo español hacia la Libertad, la Justicia y la Paz. (De hecho el detalle nos recuerda a la paloma de la escultura de Alberto Sánchez). El panel decagonal, que destaca como una gran antena parabólica, representa la Comunicación. Comunicar es Confluir (y Fluir), Cooperar (y Operar), Confiar (y Desconfinar), Contribuir, Construir, Concientizar y Colectivizar. Son diez Valores, uno por cada lado del decágono. Sin Comuniación no hay Derechos Humanos. Pero en este tiempo de confinación por la alerta sanitaria, gran parte de esa falsa “comunicación” ha sido tóxica, militarizadora y destructora. Si los mensajes, los whatsapps, las manifestaciones, los mítines, los eslóganes, las banderas, no asumen esos diez Valores, no son comunicación, son militarización, son pandemia, son fascismo.

En mi caso, los caminos no conducen específicamente a una estrella sino a una luna. La luna elaborada con un disco roto de lijar  ya la he utilizado en múltiples obras, quizás una de las más relevantes sea la escultura assemblage “Homenaje a las víctimas”.La luna es símbolo de homosexualidad, de inspiración poética, de Conciencia e Identidad.Pero que tengamos “otros caminos”, no significa que no sigamos teniendo, y reivindicando, el que nos conduce a la estrella, que sigue estando en el reverso de la luna, como en los “Versos y reversos de la la Memoria”. La estrella de Alberto Sánchez que representaba la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.